Una de las maravillas del cuerpo humano

es su capacidad de mantener la vida, claro que en este cometido tiene su propia visión de las cosas, por lo que en este sentido se concentrará más en aquello que sea esencial para la vida dejando de lado aspectos cosméticos o accesorios.  A esta función que cumple el Hipotálamo se le conoce como homeostasis y asegura entre otras cosas: la hidratación, la temperatura, la presión y el PH, para lo cual opera distintos mecanismos que le permiten alcanzar el cometido de mantener la vida.

El PH o “Potencial de Hidrógeno” es una escala de uno a catorce, que nos permite conocer la concentración de iones de Hidrógeno en una solución dada, ésta escala indica qué nivel de acidez o alcalinidad existe en nuestro organismo, siendo las numeraciones bajas de 1-7 denominadas ácidas, y las numeraciones altas de 7-14 alcalina. 

En el cuerpo humano existe una variedad de ambientes en los cuales la acidez o la alcalinidad cumplen una función determinada y es saludable que estos niveles estén presente, sin embargo a nivel de sangre, saliva y orina se espera que exista un rango determinado el que asegure su optima función.   En la sangre por ejemplo se requiere que el PH oscile entre 7,35 y 7,45 osea ligeramente alcalino, números fuera de este rango pueden ser fatales y comprometer la vida, de ahí la importancia de mantenerse en este rango y por tanto lo extraordinario que resulta el mecanismo que permite alcanzar este cometido.

La presencia de acidez en el cuerpo humano trae aparejado una serie de fenómenos que ponen en peligro la vida.  Un PH bajo (ácido) impide que la hemoglobina se una al oxígeno, a esto se le denomina “efecto Bohr”, la hemoglobina es la parte de la sangre que se encarga del transporte del oxígeno desde los pulmones hacia los tejidos, proceso fundamental para la vida, dado que los tejidos (célula) necesitan del oxígeno para la oxidación de grasas y glucosas que convierte en energía a través del proceso de respiración celular (ciclo de Krebs) elemento base para la vida. Cuando una célula experimenta fatla de nutrientes o presenta algún tipo de alteración, tiene dos caminos, uno entrar en Apoptosis (mecanismo de muerte programada para evitar la replicación defectuosa) o mutar para adaptarse al nuevo ambiente y seguir viva. 

Dado que la acidez impide que las célula reciban la porción de oxígeno que requieren, éstas mutan desde su condición aeróbica a una condición anaeróbica, esta mutación gatillada por la falta de oxígeno es una de las bases para la generación del cáncer o crecimiento tumoral, por tanto un alto nivel de acidez impide a las células recibir su porción de oxigeno necesaria para su proceso de respiración celular y por ende mantener la vida en condiciones óptimas.

Existe un mecanismo de control de oxígeno que gatilla reacciones y cambios a nivel del ADN, los que generan una mutación que puede terminar en un fenómeno tumoral o cancerígeno, de ahí la importancia de alcalinizar apropiadamente al organismo por medio de una alimentación equilibrada.

Otro efecto significativo generado por un aumento de acidez es la activación de Osteoclastos, que al percibir un aumento en la acidificación de la sangre, toman calcio de los huesos y lo llevan al torrente sanguíneo a fin de alcalinizarla, efecto contrario se produce cuando la alimentación permite un estado alcalinizado y este sobrepasa levemente lo normal, un mecanismo generado por Osteoblastos toma el calcio de la sangre y lo almacena en los huesos.  Por tanto un estado de acidificación hará que el cuerpo saque calcio de los huesos para mantener en equilibrio el PH lo que a la postre si persiste el nivel de acidez, se nos termine generando una Osteoporosis.

Una dieta alcalina se hace por tanto fundamental a fin de que este equilibrio homeostático (mismo estado) se mantenga y se pueda evitar la presencia de las condiciones antes mencionadas.  Un cuerpo acidificado por lo general manifestará además de lo ya indicado, síntomas como: cansancio y decaimiento permanente, propensión a las infecciones, dolores de cabeza, problemas digestivos o acidez estomacal entre otras.