Un saludable tesoro esperando ser descubierto.

El fruto del maqui crece en el sur de Chile y por siglos ha estado escondido del mundo en la región patagónica